jueves, 20 de septiembre de 2012

La importancia de los cuentos.



 ¿Quién no recuerda los cuentos de sus infancia? Esos cuentos que alimentaron nuestra imaginación y que incluso fueron parte de nuestra formación  como personas. Sí,  por que los cuentos no solo sirven para entretener, y en estos tiempos en los que los niños parecen haber perdido la inocencia, los cuentos pueden devolverles la posibilidad de vivir una infancia autentica tan necesaria para su adecuado desarrollo personal.

 A algunos padres a veces les preocupa la crueldad de algunos personajes en los cuentos, pero no debe ser así, pues los niños no perciben la crueldad de la misma manera que nosotros los adultos, ya que no la racionalizan comparándola con la realidad, pues para ellos es solo un cuento. La realidad de los cuentos tiene un significado simbólico, hablan de una experiencia interior y no del mundo real. 

Las historias y los cuentos ayudan a los niños a canalizar emociones y sentimientos y, además, sus personajes son útiles para asignar una imagen a lo que el niño teme o le causa angustia. Las versiones "rosas" de algunos cuentos clásicos solo consiguen que al niño le cueste trabajo enfrentarse a la realidad que en nada se parece a estas versiones modificadas o "endulzadas" (tal es el caso de las películas de dibujos animados que están basadas en algunos cuentos clásicos).




Los cuentos dan respuestas, ofrecen opciones para superar algunos conflictos y para la mente de los niños, son  como espejos en los que reflejan sus dudas acerca de la vida real, por ejemplo, actualmente hay historias que ayudan a la comprensión de realidades propias de cada etapa del  desarrollo infantil, como la sexualidad, la llegada del nuevo hermanito, los cambios de su cuerpo, etc. dichas historias facilitan a los padres la tarea de abordar estos temas con sus hijos.

Por si fuera poco, la lectura  o narración de cuentos estimula ciertas habilidades como el manejo del tiempo, la organización de hechos en una secuencia coherente, la capacidad de análisis, la comprensión de lectura, la atención y la concentración,  etc. Estas habilidades ayudan al adecuado aprovechamiento escolar gracias al aprendizaje de la comprensión y la deducción. 

Sin importar si el cuento tiene un final feliz o no, el niño lo necesita para corroborar que los "buenos" y los "justos" siempre ganan y para aprender valores éticos, ya que su mente empieza a adaptarse a la incoherencia del mundo real donde, por desgracia,  no siempre es así. Por otro lado, los personajes "todopoderosos" como las brujas, hadas, hechiceros, etc.) juegan con el deseo del niño de realizar cosas increíbles y lo ayudan en su necesidad de comprender lo que a sus ojos es tan misterioso.

Y aun más, leer cuentos provoca anclajes positivos en la mente del niño, es decir, las buenas sensaciones de los momentos de lectura junto a sus padres serán recuperados más tarde como el recuerdo de una hermosa experiencia; por lo que la lectura en familia fortalece también el vínculo afectivo y, por lo tanto, la autoestima del niño se ve favorecida.

Los cuentos ayudan a los niños a dejarse llevar por la imaginación, lo cual es muy importante ya que ellos necesitan fantasear mientras aun son niños. Los cuentos posibilitan que los pequeños completen una parte muy importante y necesaria para su desarrollo, como niños que un día serán adultos.


Leer o contarles cuentos e historias también es una forma de expresar el amor de los padres hacia sus hijos.     

Jugando con los cuentos.

Los padres pueden realizar varias actividades con sus hijos después de haberles leído el cuento:

Completar la historia. Pueden contarle la mayor parte del cuento y después invitar al niño a que el termine el resto o que proponga un final. Con esto el niño verá que su opinión e ideas son importantes y tomadas en cuenta y que puede expresar sus preferencias.

Hacer representaciones. Jueguen a representar algunas partes del cuento o a imitar lo que hacen los personajes que más les gustaron. 

Cambiar el cuento.  Después de narrarle la historia, pregúntele que cosas le gustaría cambiar o que cosas quitaría. Con esto, el niño podrá expresar sus sentimientos, su sensibilidad, lo que le asusta, lo que le angustia, etc. y a ustedes como padres les permitirá conocer más a fondo a su hijo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2012 Aprendiendo juntos. Powered by Blogger
Blogger by Blogger Templates and Images by Wpthemescreator
Personal Blogger Templates